Sabemos que el verano es una estación para disfrutar, y qué mejor forma de hacerlo que acompañar las charlas al sol con tu bebida favorita y una rica tapa de nuestro jamón ibérico.

Para ello hay que tener en cuenta una serie de pasos a seguir que nos garanticen apreciar bien todas las propiedades de nuestros productos.

¿Qué pasos debemos seguir para conservar nuestro jamón ibérico?

En primer lugar es necesario saber qué te gusta más, ya que dependiendo de su formato se debe actuar de for​​mas distintas.

Por ejemplo, si te gusta tener en casa una buena pieza de jamón, porque prefieres degustar su sabor al corte a cuchillo, debemos de tener en cuenta que es necesario disponer de un lugar fresco, seco y, a poder ser, oscuro. Es decir, el lugar ideal sería una bodega o despensa. En caso de no disponer de una de ellas, se puede ubicar la pieza en la cocina, siempre que no reciba luz solar directa ni haya fuentes de calor cercanas.

jamón cortado a cuchillo
Lasca de jamón ibérico cortada a cuchillo

 

Además, si queremos ayudar a conservar hidratada la pieza en la zona de corte de una forma natural, se puede aplicar una ligera capa de aceite de girasol. Es importante que se utilice este tipo de aceite, ya que es neutro, y no de oliva, porque éste modificaría el sabor de nuestro jamón.

Otra forma de conseguir que la humedad se mantenga en la pieza, es evitar el contacto directo con el aire. Para ello, es importante no quitar más corteza de la necesaria, ya que la grasa protege la pata y aísla la carne. Impidiendo así que se seque. En la zona de corte, además de la opción de impregnar una fina capa de aceite de girasol. Podemos cubrir con un paño de algodón limpio y sin pelusa, dejando un poco de espacio para que no esté en contacto directo con el jamón. 

 

jamón en despensa
Mantener el jamón en lugar fresco y seco, como una despensa

 

El tiempo de consumo

En época estival se debe consumir la pieza en un tiempo prudencial. Unas tres semanas, y cortarla a diario para que los efectos del calor no modifiquen sus propiedades. De esta forma el producto mantendrá todos sus beneficios.

Sin embargo, si prefieres la comodidad que otorga el envasado al vacío, podrás consumir nuestro jamón ibérico sin perder absolutamente ninguna de sus propiedades hasta 90 días después de su compra.

Recuerda que el jamón ibérico de bellota ha de servirse entre los 20 y 24º. Temperatura ideal para degustar correctamente su sabor y textura. En verano es más recomendable elegir una pieza un poco más jugosa y tierna de lo habitual, debido a que las altas temperaturas de esta época actúan sobre el producto. De esa forma, aunque se seque un poco, disfrutarán de todas las exquisitas propiedades de nuestros productos.

En resumen, en verano el jamón ibérico se debe conservar: 

  • En un lugar fresco, seco y, a poder ser, oscuro. 
  • No debe recibir luz solar directa ni tener fuentes de calor cercanas. 
  • Se le puede aplicar una ligera capa de aceite de girasol. 
  • Se debe evitar el contacto directo con el aire. 
  • Se debe consumir la pieza en un tiempo prudencial, unas tres semanas. 
  • Se debe cortar la pieza a diario para que los efectos del calor no modifiquen sus propiedades. 
  • El jamón ibérico se debe servir entre los 20 y 24º. 

 

Esperamos que estos consejos te ayuden a conservar correctamente en verano tu jamón ibérico y embutidos. Disfrutando al máximo de todo su sabor y textura. Consulta nuestra tienda online de ibéricos y encontrarás las opciones más apetecibles y sabrosas para ti.

Este sitio web utiliza cookies para asegurar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.